Fecha 4: Un pilar de goles

11 goles, situaciones hasta el último minuto, tribunas llenas, incertidumbre en el marcador, errores y aciertos. Todo junto en el gran partido que jugaron Hebraica y Villa La Ñata en Pilar. El equipo no pudo aprovechar sus momentos para sacar ventaja y terminó siendo derrota por la mínima diferencia. Gran nivel, más allá del resultado definitivo. Este es el camino.

Heb La Ñata

Son las dos caras de una misma moneda. La gran cantidad de goles puede verse como un gran partido o un conjunto de errores defensivos de ambos equipos. Hebraica salió a disputar su segundo encuentro como local con cambios en su quinteto inicial: Fede Arruguete en el arco, Mati Edelstein, Pablito Vera, Uriel Dorfman y Facu Schusterman. El primer tiempo puede dividirse en dos: los diez minutos iniciales fueron de Hebraica con intensidad y presión bien arriba. Solo a dos minutos de iniciado el partido, Pablito Vera abrió el marcador tras una asistencia de Mati Edelstein. El equipo no pudo aprovechar las situaciones para alejarse en el resultado y el conjunto visitante empezó a adelantarse para robar el protagonismo. Los otros diez minutos tuvieron a La Ñata con la pelota, apretando bien arriba. A los 15 empató Lucas Ramirez tras una jugada de izquierda a derecha.
Nada hacia imaginar que la etapa complementaria tendría tantos aciertos en la red, pero como bien marca la historia entre ambos equipos suelen gritarse muchos goles. Recordemos el 5-5 de 2014 a estadio lleno o el 13-7 en Benavidez en 2015. Mati Edelstein gritó su gol a los dos minutos después de una excelente asistencia de primera de Pablito Pastor. La Ñata igualó casi al instante mediante Borruto y así fue el trámite del partido hasta el final. Juan Yoma demostró ese famoso “segundo” demás para definir el 3-2 tras una gran jugada individual de Vera. La Ñata lo dio vuelta con Lucas Ojeda y otro gol de Ramirez, pero Facu Schusterman apareció con un remate potente para el 4-4. Con el 4-5 para el Naranja por intermedio de Valdez, Hebraica intentó con Vera de Arquero jugador. Sufrió el 6-4 que parecía definitivo por el gol de Borruto, pero otra vez Facu descontó y el equipo generó situaciones muy claras para alcanzar un empate que hubiese sido merecido, pero Lucas Argañaraz mantuvo el resultado. Mati Edelstein tuvo la chance a través de una sexta falta pero se encontró con el buen momento del arquero naranja.

Primera

El resultado no opaca en absoluto el nivel del equipo, que de a poco va encontrando su tan deseada identidad. El trabajo y el camino es largo y este encuentro, sin dudas, deja mucho para destacar. La próxima semana no habrá fecha por la Copa América. Por la sexta fecha, la pelota volverá a rodar en Pilar cuando Hebraica reciba a Estrella de Boedo. Paciencia y a seguir trabajando que este es el camino. ¡Vamos Hebraica!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s