Fecha 7: Domingo de intensidad

Hebraica visitó a Racing en Avellaneda por la séptima jornada del torneo en un partido que puede describirse por la intensidad que se vivió hasta el segundo final. El equipo de Nacho Cabral sacó la diferencia en la primera parte, aguantó los avances del local en la etapa final y cerró el encuentro en el último segundo. Una victoria que combina el factor anímico y los puntos en una tabla donde predomina la paridad. Este es el camino. ¡Vamos Hebraica!

Para-cronica

La semana pasada en el encuentro ante Boca, el equipo vivió dos tiempos muy distintos en sus versiones de juego y como siempre mencionamos, las derrotas dejan esas oportunidades que, si se corrigen a tiempo, se transforman en virtudes. Este equipo sabía que la visita del domingo al Microestadio de Racing en Avellaneda era un ejemplo de ello. Ante un gran marco de público, el equipo de Nacho Cabral mostró autoridad y orden cuando el encuentro lo pedía y defendió los avances del local en la etapa final.

Quinteto titular habitual con Nico Kravetzky en el arco, Ari Birencwaig, Pablo Pastor y Gabi y Mati Edelstein. Ingresaron Axel Perez, Rodri Escosteguy, Lean Ataides y Nico Lamas. Completaron el banco Santi Escande, Lauti Franco y Gonza Carballo.

A los treinta segundos de juego, Pablo Pastor gritó el primero despues de una doble pared con Mati Edelstein en una jugada de precisión y velocidad en ataque. Con los dos equipos sin bajar la intensidad en la marca, Racing igualó las acciones con un desborde por la izquierda, pero Hebraica volvió a quedar en ventaja con una aparición de Mati Edelstein en el segundo palo tras una buena jugada colectiva. El local sufrió una expulsión por doble amarilla y Pablo Pastor marcó el tercero aprovechando el hombre demás despues de una gran asistencia de Nico Lamas.

En la etapa final, Racing dominó el juego con la pelota, sin generar muchas situaciones en ataque, pero obligando al conjunto de Nacho Cabral a retroceder en el campo. Los últimos cinco minutos no dieron respiro con ambos equipos con arquero jugador, Racing para descontar y Hebraica para atacar y salir de la presión. Casi en el segundo final del reloj, Mati Edelstein sentenció el resultado con un disparo lejano al arco vacío.

Una victoria que suma en muchos aspectos y continúa consolidando virtudes de un equipo que crece semana a semana. Con una derrota en sus últimas cinco presentaciones, Hebraica comienza, de a poco, a meterse en la pelea por sus principales objetivos. Actitud e intensidad, dos caracteristicas claves en un camino muy largo que el próximo sábado continuará en cancha de San Lorenzo ante River. ¡Vamos Hebraica!

Por Ariel Edelstein

Resul-1-F7

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s